Almacenar CO2 en el subsuelo: un posible método para terminar con el CO2

Feb 2, 2021Actualidad0 Comentarios

 

Desarrollar un método novedoso que permita almacenar de forma segura el dióxido de carbono (CO2) en el subsuelo y reducir con ello los efectos del cambio climático. Este es el objetivo de los investigadores del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC) con sede en Barcelona, y de la Universidad Técnica de Freiberg (Alemania).

Este proyecto propone capturar y almacenar CO2 con una tecnología en la que el IDAEA está trabajando desde hace 25 años, según ha sido publicado en la revista ‘Geophysical Research Letters‘.

En torno al 20% de las emisiones de CO2 provienen de procesos industriales, como la producción de cemento, acero o etanol, que seguirán generando CO2 aunque toda la energía que consuman provenga de fuentes renovables”, ha explicado el investigador y autor del estudio, Víctor Vilarrasa.

Almacenar CO2 en el subsuelo

Este proyecto plantea capturar el CO2 y almacenarlo en el subsuelo para conseguir con ello la neutralidad de carbono. Parece algo sencillo pero en realidad cuenta con un elevado riesgo de fugas y su explicación es que, actualmente, se han realizado pruebas en rocas porosas y permeable situadas a entre 1 y 3 kilómetros de profundidad. Estas condiciones hacen que el CO2, al ser menos denso que el agua, flote y con ello se puedan producir fugas.

Según las simulaciones computacionales que han llevado a cabo en este estudio demuestran que si el CO2  se almacena en pozos donde la temperatura y la presión son superiores a 374ºC y 218 atmósferas, respectivamente, «la densidad del CO2 es mayor que la del agua y, por lo tanto, se hunde y no se escapa”, en palabras de Vilarrasa, autor del estudio.

Para hallar estas condiciones hay que adentrarnos a unos 3-5 km de profundidad en zonas volcánicas, y llegar por debajo de los 13 kilómetros en otras zonas.

Las zonas volcánicas y el CO2

Sin embargo, “perforar a 13 kilómetros no es técnicamente posible en la actualidad» según el investigador. Sin embargo las zonas volcánicas podrían ser una opción más factible ya que en el transcurso de la investigación descubrieron que  cada pozo de estas zonas podría almacenar las emisiones equivalentes a las emitidas entre 75.000 y 1,1 millones de personas. Según esta teoría, países con territorios y zonas volcánicas como España (en las Islas Canarias), Italia o Turquía, tienen un gran potencial para desarrollar estos proyectos.

En Islandia, en 2016, encontraron estas condiciones en zonas volcánicas a unos 4,5 kilómetros de profundidad, por lo que la propuesta parece viable”, dice Víctor Vilarrasa.

Sin embargo, como el propio investigador y autor del estudio ha reconocido aún quedan en el aire muchos interrogantes por resolver antes de poner en marchas proyectos como este, como pueden ser el desarrollo de técnicas para detectar las zonas con condiciones supercríticas, la evaluación de riesgos inherentes a zonas volcánicas, la mejora de las técnicas de perforación y la adaptación de los aparatos de medida a tan alta temperatura.

Abrir chat